Monthly Archive 21/02/2022

EL CHEF JAVIER MUÑOZ-CALERO DEDICA SU ARTE CULINARIO A LA DISLEXIA

Muchas gracias Javier por dedicar tu cocina a todas las personas con dislexia y a Madrid con la Dislexia, en el programa «Viva la vida» de Telecinco, ayer domingo.
La dislexia es más común de lo que se cree, solo las personas con dislexia como tú y todos los que queremos construir un mundo más justo para esta dificultad de aprendizaje, conocemos las barreras que hay que superar. Y cuando se superan ya no hay límites.

Tu apoyo y tu carrera de éxito ayudarán a ver más allá de una nota baja. Los talentos de la dislexia son muchos y tu trayectoria lo confirma.

MADRID CON LA DISLEXIA


Luché muchos años por un sueño que no conseguí: UNA EVAU JUSTA EN MADRID

Cuando mi hijo tenía 10 años descubrí que tenía dislexia y disortografía y que sufría en el colegio en muchísimas situaciones:

 Al copiar los deberes de la pizarra en la agenda (que jamás le daba tiempo) y le producía muchísimo estrés.
 Cuando en los exámenes se dictaban las preguntas.
 Cuando siempre se premiaba en clase la velocidad de escribir, o copiar, o entender lo leído y respondido a más velocidad.
 Por creerse menos que los demás leyendo en alto, o por sus errores.
 Cuando su dictado era corregido por un compañero y le ponía un cero por faltas.
 Cuando dejaba sin terminar los exámenes por falta de tiempo,
 En clase de inglés que escribía fatal…

Esa fue la razón de unirme a una asociación llena de personas que tienen un mismo objetivo: que los menores en esa situación no sufran por la diferencia en el aprendizaje, básicamente porque el sistema no está ajustado a su forma de aprender y de demostrar lo aprendido, porque si así fuera, no existiría sufrimiento ninguno.

Todas esas personas que formamos Madrid con la Dislexia, hemos luchado por cambiar esa situación y cambiando conciencias en charlas, en redes, en infografías, en guías, en reuniones, en jornadas de formación, de miles de formas a nuestro alcance.

Compartir esta situación con mis compañeros de Madrid con la Dislexia me hizo conocer personas extraordinarias y muchas historias, algunas mucho más duras que la mía, algunas con bullying, que siempre comienza dentro del aula con frases del docente como:¡Qué mala letra!, ¡No das una!, ¡No silabees!, ¡No has estudiado!, ¡Acaba de una vez!, ¡Vas a repetir!, etc… y eso acaba en el patio con faltas de respeto de los compañeros.
Se me hace complicado entender que, en la era en que vivimos, no se les pueda aliviar el sufrimiento a menores que viven un estrés que daña su autoestima y deja una mochila de inseguridad para siempre. Con algo tan sencillo como dar una tablet para facilitar un corrector para la ortografía, o dar los apuntes en un pen, apuntes escritos si no son capaces de escribir tan deprisa, y que se les entregue lo que necesiten sin más, en cada momento, porque no influye en nada más que en la accesibilidad, que se supone tienen que tener garantizada.

Tras mucha lucha se consigue en 2014 que, por primera vez, saliese en una Instrucción la palabra dislexia junto con la de TDAH y que se plasmara por escrito su derecho a tener en las pruebas más tiempo, la letra más grande y a hojas en blanco…

Eso mejoró mucho las notas a mi hijo y a muchos como él, que estudiaban, pero no tenían tiempo para terminar los exámenes, o que tenían dificultad lectora y necesitaban esas adecuaciones, y fue pasando cursos con esfuerzo y mucho tesón, aunque su día a día en clase seguía siendo complicado.

Aún quedaban muchas cosas por hacer y seguimos luchando por ellas, por ejemplo por una EVAU justa que no quitase puntos por ortografía -como en muchas otras comunidades autónomas hacen- más cuando se compite por décimas para poder entrar en las universidades en Madrid. Aún había tiempo de sobra, a mi hijo le quedaban años hasta que llegara ese momento y, sabiendo que era una causa justa, seguimos en la lucha por él y por todos los que con Dificultades Específicas de Aprendizaje quieran ir a la universidad.

Pasaron 7 años y mi hijo se presentó a la EVAU sin que nada hubiera cambiado, sin igualdad, sin equidad y, aún más grave, sabiendo que en cualquier otra comunidad hubiese obtenido un nota mucho más alta, sin restar por sus faltas de ortografía. No conseguí ese sueño porque, llegado el momento de la EVAU de mi hijo, se mantenía la misma prueba injusta y sin ninguna adecuación de ortografía, lo mismo ocurría con el Inglés, que cuenta un cuarto de la nota, Lengua (la pesadilla de los disléxicos) otro cuarto, Historia (con sus fechas y nombres que tampoco es su fuerte) otro cuarto, y Matemáticas (con los cambios de signo, números y otros errores de los que tienen discalculia) otro cuarto. En cambio las asignaturas específicas, en las que se pueden lucir, las que ellos eligen, las que se les dan bien, solo cuentan para subir 0,1 ó 0,2 si ya el resto están aprobadas.

No conseguí el sueño de que la EVAU en Madrid fuese justa, pero no por ello dejaré de luchar, por las demás familias que este curso de nuevo están en las mismas condiciones.

Aún es un sueño para muchos padres y muchos alumnos, y por eso seguiremos luchando por una EVAU justa, y desde aquí deseo que ojalá que no haya muchos más alumnos con Dificultades Específicas de Aprendizaje, como disortografía, que vean sus sueños truncados por un acceso a la Universidad absurdo, en el que poco cuenta que tengas un 9 en Biología o un 10 en Dibujo Técnico o en Física, si tienes que pasar antes por el embudo de no tener faltas de ortografía y examinarte de sintaxis, Historia o escribir sin faltas el Inglés. Sería tan sencillo como darle un PC del departamento de diversidad (sin acceso a internet) con un corrector tipo Word que acabaría con el problema, o simplemente que el docente que corrija sepa que esos errores ortográficos son de origen neurobiológico diagnosticado por un profesional de la Salud.

Chicos, sabed que seguimos luchando por vosotros, por lo justo, para recompensar vuestro esfuerzo de años de trabajo sin descanso, para ajustaros a un sistema diseñado para quienes no tienen dislexia, y que ¡seguiremos la lucha de una EVAU JUSTA sin pausa, sin desaliento y sin descanso!

,

Primer diagnóstico a los 37 años

Buenos días, ¡¡¡ESTAMOS FELICES!!!! Así, con mayúsculas.

Tras 7 años, 7 largos años derivando a adultos con dislexia a la Sanidad Pública para obtener el diagnóstico necesario para aplicar las adecuaciones, ayer hemos recibido la comunicación de una adulta de 37 años, para informarnos de que tenía el diagnóstico realizado en la FUNDACIÓN JIMENEZ DÍAZ.

Podéis imaginaros cómo lo hemos celebrado, se nos han saltado las lágrimas al leer el informe. 

Por fin la lucha y la perseverancia han dado sus frutos. 

Este logro es un hito en nuestro recorrido para conseguir la completa atención sanitaria a la dislexia.

Si necesitas información escríbenos a hola@madridconladislexia.org