¿Qué queremos?

Esta Asociación tiene su principal razón de ser en la lucha contra las situaciones de desigualdad y abandono con la que se encuentran las personas con dislexia. Nuestro objetivo es aumentar la sensibilidad y dar a a conocer la dislexia en la Comunidad de Madrid. Queremos que las personas con dislexia se encuentren en igualdad de condiciones y oportunidades que el resto de los españoles. Apostamos para que la Comunidad de Madrid desarrolle de manera urgente una normativa que nos reconozca y ampare, desarrollando los artículos 71 y 72 dentro de la LOMCE. Queremos que Sanidad y Educación delimiten sus competencias estableciendo un protocolo para identificar la dislexia y dar la terapia de logopedia necesaria para la correcta inserción de los alumnos con dislexia dentro del sistema educativo.

Además, somos familias con hijos con dislexia o cualquier otra Dificultad Específica de Aprendizaje (DEA). Queremos que no sufran más nuestros hijos y hijas. Somos madres y padres con muchas ganas de ayudar.

Madrid con la Dislexia es una asociación sin animo de lucro que aboga por los siguientes cambios en el sistema educativo:

  • Una definición y comprensión oficial de la dislexia en el marco legislativo educacional del país.
  • Formación para profesores sobre las señales y las estrategias de intervención adecuadas para la dislexia.
  • Unificar las pruebas de detección temprana para la dislexia (3-5 años) para el riesgo de dislexia.
  • Programas de logopedia para ayudar a los niños con dislexia, que se puede acceder tanto por la población de educación general como la especial.
  • Adecuación para los alumnos durante los exámenes y las PAU.

2 pensamientos en “¿Qué queremos?

  1. Tengo una hija en 2ºbachiller y desde hace un año ve a un especialista, por lo visto tiene residuos de una dislexia y las faltas de ortografía hacen que exámenes de notable se queden en suspensos.
    Presente a la orientadora del instituto un informe, según esta profesional el echo de pasar por alto las faltas no es en beneficio para mi hija.
    Llega la selectividad y está hundida.

Deja un comentario